Roscón y cuenta nueva.

By on ene 6, 2016 in ImaginARTE | 0 comments

Elaboración sin receta secreta:

 

 

Decóralo con sonrisas al gusto, sin olvidar el corazón, los sesos y un par de huevos.

 

Llegados a este punto de cocción, me dispongo a poner la mesa para poder empezar con el festín, pero entre plato y plato también me tomo mi tiempo para ir ordenando unos cuantos pensamientos.

 

Por supuesto que hay vida después de un empacho, seas carnívoro, vegetariano, vegano o flexitariano, ándate con buena vista ante los incesantes trampantojos.

 

Dejémonos de niñerías que ya llegó la hora de plantearse cosas serias.

¿Qué quieres ser de mayor?

La rueda de la fortuna dice:

¿Haba o figura?

Solo sé que no deberíamos permitir que el azar decida por nosotros…

Así que, cómete el rosco y calla, observa al resto de comensales y analiza los ingredientes sin pasarte de la rosca, organiza bien todos los utensilios y sigue avanzando con notable presencia a lo largo de esa gran sobremesa.

Amásate bien los sesos y encárgate de elaborar la mejor versión de tu receta, hasta conseguir una masa madre y reina, artesana y exclusiva, ya que es tarea fundamental contar con una base de primera calidad.

 

Basta ya de juegos elásticos, no más toques de acordeón, ni lanzamientos de yoyó. Intentemos mantener la línea fiel a nuestros gustos.

Recuerda que ya eres mayorcito y que convives contigo mismo, elabora tu propia receta y si no sale a la primera, ya sabes, enciende otra vez el fogón y deja que haga chup-chup.

 

Corazón a fuego lento.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *