Aquí te pillo, aquí te vivo

tmp_5293-IMG-20151126-WA0007-560204821

¡¡¡Me has pillado!!!

Aquí me tienes, celebrando la vida.
Cada día es especial pero la primera vez todavía lo es más, por eso precisamente he decidido empezar por el principio, el día de mi primera cita. Sucedió el 26 de noviembre de 1977, era sábado y me parecía un plan perfecto para el fin de semana, así que por fin ocurrió la magia tras una paciente espera por ambas partes, mis padres y yo nos conocimos en persona, fue como una cita a ciegas a lo grande en la que todo fluyó a las mil maravillas, ya que a día de hoy todavía seguimos unidos. Podría decirse que saltó la chispa de la vida a primera vista. Me pillaron bien pillada y me vivieron más todavía con su amor sin condiciones. Relaciones en las que todo sale de forma natural, sin más!
Soy lo que ves gracias a ellos, pero también a todos vosotros querida familia, entre los que incluyo amigos y compañeros de “súper­vivencias”, los que son permanentes, los intermitentes, los pasajeros, los que estáis y los que ya se fueron, esos a los que todavía no conozco y seguro conoceré y esos a los que tal vez nunca podré ver.
Compartir es vivir y vivir es avanzar, todo suma, todo ayuda, todo crece, como la raíz de la vida, esa que es tan tímida y que intenta permanecer oculta, pero que no es invisible, tan sólo basta con prestar atención y es entonces cuando de repente la ves, y pasa, es esa magia sin trampa a la que yo llamo sonrisa.
Eso precisamente es lo que intentaré cumplir en este rincón acogedor, atraparte y vivirte, ofrecerte placeres visuales sin ataduras, porque me parece hermoso dar vida a todo lo que nos rodea con la libertad del alma. Se convertirá en un diario sin ánimo de lucro más allá que el de transmitir con los 5 sentidos. Regalar colores, sabores, melodías y aromas en todas sus posibles formas. Lo que veo, lo que siento y tantas cosas más. ¡En eso consiste la vida!
Todo sabe a vida, porque incluso la muerte lleva implícita la existencia. Veo la vida como una realidad con fecha de caducidad en la que poder cumplir infinidad de sueños, sentirlos, vivirlos y conseguir que sean eternos. No perder jamás la ilusión que alimenta el corazón, ese que bombea con tanta pasión ante las pillerías de la vida.
No pretendo que me sigas, tan sólo que me acompañes si te apetece. ¿Me pillas?
¡¡¡GRACIAS!!! Por DARme y ALEGRARme la VIDA.

Juntos se siente SIEMPRE todo más y mejor.